IRA

Las disposiciones para jubilación individual fueron introducidas en 1974 con la promulgación del Acta de Garantía de Ingresos para la Jubilación de los Empleados (ERISA) (por sus siglas en Ingles).  Los contribuyentes pudieran contribuir con hasta $1.500 al año y rebajar sus ingresos gravables por el monto de sus contribuciones.  Inicialmente, el ERISA restringió los IRA a los trabajadores que no estuvieran cubiertos por un plan de jubilación calificado basado en los empleos.  En 1981, el Acta de Recuperación Económica de los Impuestos (ERTA) (por sus siglas en Ingles) permitió a todos los contribuyentes menores de  70 años y medio a contribuir con un IRA, sin considerar su cobertura bajo un plan calificado.  También aumentó la contribución anual máxima a $2.000 y permitió a los participantes a contribuir con $250 a nombre de la pareja que no trabajara.

El Acta de Reforma de los Impuestos de 1986 excluyó la deducción para las contribuciones al IRA entre los trabajadores que obtenían salarios mayores que estuvieran cubiertos por un plan de jubilación basado en el empleo.  Sin embargo, esas ganancias sobre el monto que permitía contribuciones deducibles podían todavía hacer contribuciones no deducibles a sus IRA.  El máximo monto permitido cono contribución a un IRA era de $1.500 desde  1975 hasta 1981, de $2.000 desde 1982 hasta el 2001, de $3.000 desde el 2002 hasta el 2004, de $4.000 desde el 2004 hasta el 2007 y de $5.000 desde el 2008 hasta el 2010.  A partir del 2002, aquellos mayores de 50 años podían hacer una contribución adicional denominada “Contribución de Alcance”.